Obra dirigida por Fausto Ramírez con la actuación de Alejandro Rodríguez, presenta a través de la mirada de un perro a la sociedad actual inmersa en sus propias preocupaciones e insensible al dolor de sus semejantes y los más desprotegidos.

Trabajo realizado para A la deriva Teatro, se realizó un logotipo que reflejara la misma fuerza y crudeza del texto. De tal forma que el logotipo puede funcionar como marca o como imagen.